Se ha producido un error en este gadget.

martes, 30 de diciembre de 2008

-Fuiste mi heroína, mi reina mas divina
pero agradezco que ya no estes.

Y de esa forma él dio media vuelta,
sin mirar atras,
encendio un cigarrillo,
las gotas hacian un ruido silencioso
en su campera de cuero.
-Perfecto.
Y bajo la oscuridad resplandeciente y el ruidoso silencio
de la noche, emprendio su duro camino,
hacia su fragil destino.

No hay comentarios: